sábado, 9 de enero de 2010

Deja


Deja
deja que hablen
por si las moscas
duérmete en vos
y en la cháchara de estos funerales.
Deja que se zambullan en los huecos de sus ruidos
nunca nadie bien supo de qué se trató todo esto
esta caravana
este hormiguero
este ir y venir de las cosas y sus cuerpos.
Déjate decir y no hagas caso
presta más bien oídos
al desplomarse de la cáscara
mientras la piel aprende
hincada en el absurdo de estos soles
que respirar apenas siempre fue un gesto
y no algo que cayó sobre uno
como si de lluvia se tratase.
Si hay ficciones entre tus manos, pódalas.
Si en tu cuerpo hay credos, óyelos de tanto en tanto.
Si en tus ojos duermen guerras y fisuras,
enciende sus luces y apaga sus deudas.
Entonces sí
el pulso será una cosa que te peregrine
un escándalo en paz
una conquista que en los adentros te deambule y te flote.
Deja
déjalos decir
no dice
déjate decir así y no de otro modo
non parla
ne parle pas
she does not speak
she does not talk.
Tampoco ustedes.
De Verónica Pizzella.

1 comentario:

  1. Hermoso!!!
    Innovador, poliglota, profundo y simple.

    Me gustó.

    ResponderEliminar