lunes, 28 de marzo de 2011

Fundamental Barquito


En el Barquito la conversación es sobre asuntos de la vida, como las minitas divinas que pasan por la vereda. Para Carlos, a esta edad, uno no les aguanta ni un puto round. Mirá esa potranca, dice señalando una pendeja de unos 17, 18 años, ¿qué le podemos hacer?, pregunta. Y se contesta, nada, ponerla en la catrera y mirarla hasta que se canse el iris, ¿qué más le vamos a hacer?
No, dice Miguel. Yo, ¿sabes qué?, la llevo al telo y en dos horas la hago gozar como una perra. Esa ha cogido con el noviecito nomás, de parada y contra un eucalipto, a lo sumo en el auto del papá del chango. En un turno, le hago ver las estrellas a la guacha. .
Como a los tres días viene Carlos con la respuesta. A esa pendeja, en dos horas de telo la haces ver las estrellas, sí, pero, ¿y si te pide más?. Miguel se molesta pero igual pregunta, ¿qué más? Que después de las dos horas de telo te diga -ponele- papito, nos quedemos dándole matraca hasta el lunes, y que recién sea viernes. Ah, no, recula Miguel, que se conforme con dos polacos bien hechos, dositos y listo. Sí, y con pastillita de Ayudín, señala Carlos. Todo con Ayudín, por supuesto, se conforma Miguel.
De eso se trata la conversación casi todos los días en el Barquito. Cuestiones fundamentales de la vida.

Juan Manuel Aragón

4 comentarios:

  1. De las cosas esenciales trata tu texto! Un gustazo leerte compañero!

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno tener un barquito así donde hablar de las cosas fundamentales de la vida. Me ha gustado mucho. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Sí, como cuento la foto está genial.

    ResponderEliminar